[Parte 1] [Parte 2] [Parte 3] [Parte 4] [Parte 5] [Parte 6] [Parte 7]

Pueden descargar el formato Excel del archivo de líneas de balance en este link.

Ahora que ya vimos como se lee un diagrama de líneas de balance, podemos hacer uno desde cero, para que vean lo fácil que es. Si quieren irme siguiendo, abran Excel.

De paso les digo: hay programas para hacer líneas de balance, como el Vico Schedule Planner o el TILOS de Trimble. Pero por el momento, trabajemos con Excel que es lo que tiene todo el mundo.

Cómo hacer un cronograma de líneas de balance en Excel

Vamos a empezar por lo básico. Tenemos que saber en cuánto tiempo queremos nuestro proyecto, y saber por lo menos cuánto tiempo nos vamos a llevar en movimiento de tierras, fundaciones, obra gris, techos y acabados. No tienen que saberlo con precisión de segundos, con que tengan una idea razonable en semanas, más que suficiente. De todos modos luego podemos jugar con los tiempos dependiendo del resultado que nos produzcan las líneas de balance.

Hagamos nuestro ejemplo más interesante, para que vean como les decía antes, que las líneas de balance son realmente universales. Hagamos dos torres de 10 pisos. Digamos que hay un plazo de 16 meses para hacerlas. Y digamos que queremos subir un piso cada 2 semanas en obra gris. Por qué? Porque eso digo yo, según mis condiciones particulares de proyecto. Otros durarán más, otros durarán menos. Dependiendo de cada obra y sus características, así estimamos su duración.

Luego creamos el formato en Excel, como se muestra en el video. Si les da pereza, pueden descargar el archivo en este link. El formato Excel en sí no es nada especial… es simplemente una cuadrícula, en donde el único cuidado que debemos tener es que las celdas queden lo más cuadradas posible. El resto son puros bordes y cosas para hacerlo más legible.

He visto mucha gente que se complica tratando de hacer líneas de balance usando gráficos de línea, y entonces se ponen a crear columnas de datos y series de datos y a hacer todo tipo de artificios… de una vez les digo, no se compliquen la vida. Recuerden que la idea de esto es hacernos la programación lo más simple posible. Usen una hoja común y corriente de Excel, y dibujen las líneas de balance, pues, con líneas.

Si quieren ser exactos a la hora de cuadrar celdas, 3 en la columna y 20,75 en la fila les da un cuadrado perfecto. 3 y 21 también funciona, si no quieren jugar con decimales.

16 meses (el plazo que dijimos que teníamos para el proyecto) en semanas, son 70 semanas. Así que numeramos 70 columnas, para saber hasta dónde ajustar el tamaño. Esto es solo para ahorrarnos tiempo, y no terminar ajustando el tamaño de 20 columnas, que nunca llegaremos a usar. Pero si queremos, podemos ajustar el tamaño en 200 o 300 columnas, no hace mayor diferencia en el resultado final.

Al inicio dejamos 3 columnas en blanco, para colocar los nombres de edificios. Así es aún más fácil leer las ubicaciones porque no se nos confunden los niveles de un edificio con los del otro.

Leer  Increíble, pero cierto: Bertha a punto de salir del túnel!

Con las columnas numeradas, hacemos el ajuste de tamaño. Y listo, tenemos cuadrícula.

Si conocemos fechas de inicio, ponemos fechas en cada columna. Este paso es opcional, si no conocen las fechas de su proyecto, se puede dejar en blanco.

Luego voy a crear las ubicaciones en las filas. Cuando hacemos edificios, lo más fácil es que las ubicaciones sean los niveles. Así numero del 1 al 10 (los pisos), y muy importante, voy a agregar dos niveles más… uno de fundaciones y otro de techos. Siempre es útil tener esos dos por aparte, para que no se enreden esas actividades con el resto.

Son dos torres. Podrían programarlas ambas en un solo conjunto de renglones, pero… para qué? Eso generaría un cronograma con un montón de líneas traslapadas y cruzadas, que lo harían más difícil de leer. Hay que hacerse la vida fácil recuerdan? Limpio y simple… lo más fácil es separar ambas torres y programarlas por aparte. En Excel, eso es tan fácil como copiar y pegar las filas que ya hicimos.

Cómo apagar la cuadrícula de fondo en Excel

Si tienen curiosidad acerca de cómo apagar la cuadrícula de fondo (ese montón de rayas que marcan las celdas), para que quede el fondo totalmente blanco, se hace en el menú «View». Ahí encontrarán una opción que dice «Gridlines». Con eso, desaparece la cuadrícula. No les afecta para nada el acomodo de las celdas, pero ya no van a tener el montón de rayas de fondo.

En el video, apago la cuadrícula, pero agrego manualmente una cuadrícula dentro del cronograma. Eso lo hace más fácil de leer. Como la cuadrícula la agregué usando la herramienta de bordes de Excel, aparecerá también cuando imprima mi diagrama.

Finalizando el formato del cronograma

Abajo voy a crear una simbología de colores para mis actividades. Por qué líneas y no cuadritos de colores? Porque luego copio esas líneas y las convierto en líneas de balance… así me hago la vida mas fácil. También pueden usar cuadritos de colores si quieren.

Y con eso, ya está el formato de líneas de balance. Y comenzamos a programar.

Vamos a marcar los bloques de tiempo que mencionaba al inicio. Es importante colorear algunas celdas en alguna parte del diagrama y hacer unos marcadores para guiarnos. Así no nos ocurre que terminemos con un cronograma de 18 meses teniendo solo 16 disponibles.

Marcamos el fin de proyecto en 16 meses, a mí me gusta usar una raya vertical roja.

Movimiento de tierra, digamos que 4 semanas. Fundaciones, 8 semanas porque generalmente son pilotes o algún tipo de cimentación complicada. 10 pisos, uno cada 2 semanas, 20 semanas para subir la torre. Las cubiertas no deberían ser mucho, talvez unas 4 semanas.

Nuevamente, esos tiempos son supuestos para mi caso particular. No crean que son reglas universales que se aplican a cualquier edificio.

Ese es mi tiempo para una torre en obra gris. Y para acabados me quedarían 37 semanas, que son 8 meses aproximadamente. Obviamente, no voy a llevarme 8 meses dando acabados a una torre. 3 meses suena más que bien. Luego si las líneas de balance cuentan otra historia, podemos ajustar los tiempos.

Leer  Cronogramas con la metodología de líneas de balance, parte 6

Y con esos bloques de tiempo marcados, voy a comenzar a poner las líneas de balance. Ese es el siguiente capítulo del tutorial.

Cómo se entienden los entrepisos en líneas de balance?

Una cosa que tenemos que entender de una manera «estándar» cada vez que hagamos una línea de balance, es el tema de los entrepisos. El «estándar» puede ser lo que queramos, pero tenemos que mantenerlo constante entre un cronograma y otro, para que la gente entienda.

Siempre que la gente llega a la línea de balance de entrepisos, les surge la duda: a qué nivel pertenece un entrepiso? Porque un entrepiso está precisamente en el límite entre dos niveles.

A mí me gusta entenderlo así: cada nivel en nuestro edificio, es una «caja». Y cuando llegamos al 100% la obra gris, vamos a tener una «caja». Eso significa que el nivel 3, va a incluir las paredes del nivel 3, más el entrepiso superior del nivel 3 (= el piso del nivel 4). Hacer un nivel es poner las paredes, y poner la tapa.

Bajo este estándar, el primer nivel tiene un detalle curioso: tendrá dos pisos. El piso del nivel, y el entrepiso superior del nivel 1. Piénsenlo: cuando construyen el primer nivel de un entrepiso, tienen que construir un contrapiso, más un entrepiso. Esa la única excepción, luego la secuencia se estandariza y queda constante: cada nivel tiene sus paredes, y su losa superior. Si sumáramos áreas de piso por nivel, el primer nivel siempre va a tener mayor área que el resto, porque tiene un contrapiso más un entrepiso.

Y el último nivel habitable (que no es techos)? El último nivel tendrá línea de muros, pero no tendrá línea de entrepiso. Porque el último nivel no tiene «tapa», tiene un techo, que representamos mediante la línea de estructura y cubierta de techos. Puede ser que tenga una losa de techo, que sea igual a un entrepiso, en cuyo caso si extenderíamos la línea de entrepisos hasta el último nivel.

Ese es el estándar que me gusta usar. Pero también es válido usar otros. Por ejemplo puede que en sus empresas entiendan que cada nivel tiene una losa inferior, y un conjunto de muros (no tiene «tapa»). En cuyo caso el primer nivel va a tener la misma área de losas que el resto. Y en ese caso, el último nivel del edificio sí va a tener siempre línea de entrepisos, porque siempre al llegar a ese nivel, tenemos que construir la losa de piso.

Lo importante es no revolver estándares. No hagan un cronograma «muros y tapa» y otro cronograma «piso y muros». Porque lo que lograrán es confundir a la gente que lee el cronograma.

Si les está gustando lo que han visto, no olviden suscribirse al canal y a nuestra lista de correo. Y si tienen alguna duda acerca del proceso de crear cronogramas de línea de balance, déjenla en los comentarios.

 

Cronogramas con la metodología de líneas de balance, parte 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *