DWF LogoEl formato DWF es un formato creado por Autodesk, para la visualización de planos creados con AutoCAD, Revit u otros paquetes CAD. Según Autodesk, es un «formato seguro, desarrollado por Autodesk, para integrar y publicar información 2D y 3D de diseño, y poder compartirla con otros».

Desafortunadamente como con muchos productos que hay en el mercado, el formato DWF no cumple las expectativas que genera su descripción. DWF en realidad es un formato incómodo, inflexible, e incompatible. Y si se ocupa ir más allá de la simple visualización de un producto CAD o BIM, no es un formato funcional.

Este post explica en detalle todas las razones por las cuales no hay que usar el formato DWF para distribuir información constructiva. Si ocupan un resumen corto, pueden encontrarlo en este post.

 

Distribuir en DWF: una trampa en la que caen muchos

Con los años, los diseñadores y propietarios han desarrollado una preferencia por distribuir planos en formato DWF durante licitaciones y hasta durante el proceso constructivo. Las razones? Principalmente tres:

  1. El formato DWF no está sujeto a problemas de XREF perdidos, porque integra todos los componentes de un CAD en un solo archivo
  2. El formato DWF «protege» el trabajo CAD, al no permitir manipulación ni copia de los elementos.
  3. El formato DWF es «tan bueno» como el DWG o RVT, porque con Design Review se «pueden tomar medidas».

Las razones son verdades a medias, y lo que no se dan cuenta es que al usar DWF, le generan un dolor de cabeza a los que participan en etapas posteriores al diseño. Lo cual resulta en pérdida de valioso tiempo, y trabajos con menor precisión y mayor costo.

 

Los problemas ocultos del DWF

Computer on fireEl problema fundamental del DWF es su incompatibilidad. Incompatibilidad con qué? Con todo. DWF es un formato hecho para poder ser leído únicamente por Design Review de Autodesk: un software obsoleto e inútil para efectos de procesos de oferta o procesos constructivos.

Lo anterior no es exageración: Design Review, verdaderamente es inútil. Y cualquier que haya intentado hacer un presupuesto o realizar una planificación constructiva con este software lo tendrá muy claro.

Design Review no se puede usar más que para visualizar un plano, y tomar una que otra medida aislada, porque no tiene rutinas de manejo y clasificación de datos. Para la preparación de una oferta, o para la planificación constructiva de un proyecto, se genera una cantidad inmensa de medidas, caracterizaciones y especificaciones. Todas esas medidas luego se trasladan a un software especializado  (o en muchos casos a Excel), donde se analizan, se clasifican y se procesan. En una oferta pequeña, pueden haber cientos de medidas distintas de todo tipo: longitudes, áreas, volúmenes, etc. que se obtienen del plano, y que deben procesarse.

Si se quisiera usar Design Review para procesarlas, sería necesario transcribir manualmente cada medida hacia el software de procesamiento, para luego poder procesar. Y si una semana después viene una corrección o una modificación a planos, nuevamente debe transcribirse la información y reprocesar todo.

Eso hace básicamente imposible el generar una oferta, o una planificación, empleando formato DWF y Design Review. El gasto de horas hombre para procesar un DWF es demasiado alto, y el potencial de que ocurran errores de cálculo al transcribir es demasiado alto. Darle DWF a alguien es algo así como darle papel y lápiz y decirle que haga el cálculo a mano.

Y si ocupan otra razón para no usar DWF, el formato DWF tiene una limitante en su nivel de precisión, que muchos diseñadores no tienen en cuenta. El grado de precisión en las medidas que da el formato DWF es mucho menor al grado de precisión que maneja AutoCAD y el formato DWG. Esta limitación fue incorporada por Autodesk al formato DWF para ahorrar un poco de espacio y recursos de sistema, y como resultado los formatos DWF y DWG se vuelven incompatibles, además, por manejar precisiones decimales distintas. Si pretenden hacer un replanteo o control topográfico a base de planos DWF, cuidado, porque pueden toparse con problemas muy serios.

Leer  Como compartir modelos Revit con otras personas usando formato DWFx

 

La industria trabaja sobre formato DWG

dwg-256La industria de la construcción trabaja con el estándar DWG. DWG se ha vuelto un formato que cualquier empresa y cualquier profesional que esté familiarizado con Autodesk, puede trabajar. Se ha vuelto el formato básico de los fabricantes de software de cuantificación, análisis y procesamiento. Y es el formato que hay que utilizar para distribuir información constructiva.

El DWG es el «formato Word» de la industria constructiva. Es el formato que todos usan, el idioma que todos hablan, y el formato que siempre funciona.

Cuando a alguien en una oficina se le ocurre sustituir el formato Word por RTF o por ODF, básicamente es el inicio de una tragedia y una historia de incompatibilidades, problemas e información perdida. Lo mismo ocurre cuando a alguien se le ocurre sustituir el DWG por otro formato como DWF, en un proceso constructivo. Los resultados son impredecibles, y probablemente no sean buenos.

Por supuesto si se está trabajando con BIM 3D, el formato estándar es el RVT (Revit). Pero como distribuir BIM correctamente es tema para otro post.

Sea usted propietario, diseñador o administrador del proyecto constructivo, tiene que tener claro que distribuir información en DWF es una mala idea, y limitará seriamente la cantidad y calidad de contratistas que estén dispuestos a atender sus solicitudes. Y los que le atiendan, probablemente le darán ofertas más altas, para cubrirse de los costos adicionales de procesar información y de los errores que puedan ocurrir al hacerlo con DWF.

 

Y cómo se manejan los riesgos del formato DWG?

El formato DWG, por supuesto, no es perfecto. También tiene sus riesgos utilizarlo, y principalmente esos riesgos tienen que ver con el manejo y traslado de información digital de un lado a otro. Sin embargo estos riesgos son manejables, y es mucho mejor tomar algunas medidas para cubrirse, que lidiar con las consecuencias de distribuir DWF:

  • XREF perdidos e información incompleta: la mejor solución a los XREF perdidos consiste en usar operaciones BIND que fijen las referencias en el archivo DWG. También se puede distribuir toda la estructura de archivos empaquetada en un .ZIP o .RAR, aunque este segundo método es más sujeto a fallos. Si se hace bind, preferiblemente debe hacerse de tal forma que siga manteniéndose la funcionalidad del EXPLODE, de no ser así puede volverse un verdadero martirio el manejo de capas en los DWG finales.
  • Manipulación y control de versiones: si ocupan garantizar que la información que recibe el contratista es la misma exactamente que emite el diseñador, lo que deben hacer es correr un chequeo MD5 sobre los archivos digitales. Con la firma MD5 de cada archivo, se puede garantizar que se tenga la versión idéntica del archivo del diseñador, sin que haya sufrido modificaciones de camino.
  • Problemas de impresión de los DWG: muchos diseñadores temen que al distribuir DWG, la gente los imprima incorrectamente y quede por fuera información crítica. La solución a este problema es, por supuesto, incluir una versión PDF de las láminas, generada y revisada por el diseñador. Mucha atención: el PDF NO debe verse como un sustituto para las láminas DWG, y se deben incluir ambos formatos PDF y DWG en el paquete de información. El PDF es la copia fiel de la información, a como la quiere transmitir el diseñador, y debe ser la referencia base para calcular. Pero NO sustituye el DWG, para que la gente pueda trabajar y procesar la información. Por supuesto junto con los archivos DWG siempre se debe incluir el .CTB de calidades de línea. Esto se les olvida muchas veces a los diseñadores, y la gente se ve obligada a imprimir usando la configuración Greyscale de AutoCAD… y es ahí donde puede perderse información en la lámina impresa.
  • Versiones desactualizadas de AutoCAD: cierto. En un proyecto siempre habrá alguien que se quedó atrás, y que no puede leer los DWG porque no tienen la versión correcta del programa. La forma de solucionar este problema es guardar las láminas en una versión anterior de AutoCAD. La versión a utilizar dependerá mucho del país y las empresas que participen. 2007 es la opción más confiable, sin lugar a dudas. Pero 2010 o 2012 también son buenas alternativas, que la mayoría de las empresas tiene a su disposición. También es una posibilidad que cada quien utilice el software gratuito DWG Trueview, para hacer las conversiones que ocupe de las láminas DWG.
  • Exceso de tamaño en los archivos: hay diseñadores que se rehusan a distribuir archivos de tamaño grande, sigo sin entender por qué. Se quedaron en la época del dial up, donde el límite para distribuir eran 2 MB y cualquier cosa más grande no pasaba por las redes. Actualmente cualquier archivo, de cualquier tamaño, puede distribuirse en cuestión de segundos por medio de Dropbox. De hecho Dropbox es la mejor forma de distribuir archivos e incluso carpetas enteras de un proyecto, mucho mejor que Onedrive, YousendIt o Sharepoint. Como Dropbox es tan universal en Internet, si utilizan este servicio de fijo tendrán muchos menos problemas que si distribuyen por alguno de los demás.
  • Temas de propiedad intelectual: no estamos un poco viejos ya para volver, nuevamente, al tema de que alguien nos pueda «robar» nuestro dibujo? La industria del software, donde la PI es uno de los temas más abundantes, dejó atrás las políticas restrictivas y de protección contra copia hace décadas. Porque más que ayudar, estorbaban, igual a como está ocurriendo en este caso. Legalmente su propiedad intelectual está protegida, distribuyan en el formato que distribuyan. Y no importa si distribuyen en PDF, en DWF, o en el formato que sea, siempre habrá una forma de copiar sus dibujos. Creen que están muy seguros por usar DWF? Consideren que por un monto risible, cualquiera puede contratar un «draftsman» en China o en India, y felizmente copiará todos sus dibujos a la perfección.
Leer  Qué es un BIM Manager y cuál es su perfil?

 

En resumen

El resumen de este post inmenso, es que ya es hora de dejar atrás el formato DWF. El DWF no se puede utilizar ni para ofertar, ni para llevar a cabo un proceso constructivo. Y los propietarios y diseñadores que insisten en usar este formato obsoleto lo que están haciendo es complicar sus procesos, encarecer las ofertas, y hacer más difícil el manejo de información en un caso donde es crítico que la información fluya lo más libremente posible.

La industria de la construcción trabaja con formato DWG como estándar. Y todo el software que utilizan las empresas del sector para «hacer su magia», requiere que le alimenten formatos DWG. De lo contrario, vienen los problemas y se complican los proyectos innecesariamente.

Así que si quieren «magia» en sus proyectos, empiecen por distribuir los archivos en el formato correcto.

Un paquete de información constructiva debería contener el juego completo de láminas en DWG, un juego de referencia en PDF que sirva como copia fiel del contenido de las láminas, y los archivos CTB de calidad de líneas. Eso para todas las disciplinas involucradas. Y si eventualmente alguien ocupara formato DWF, que lo genere por cuenta propia usando el mismo AutoCAD. Aunque es muy dudoso que con todas las limitaciones y problemas del DWF, alguien llegue realmente a ocupar láminas en este formato.

 

Por qué evitar el uso del formato DWF en construcción?

Un pensamiento en “Por qué evitar el uso del formato DWF en construcción?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *